Marcadores con resultados online de futbol, tenis y baloncesto

 FEB
 20

Viejos mordiscos que vuelven

Nadal regresa a las pistas con la ilusión de ser el de antes - Tenis

 
del.icio.us Meneame Google
Viejos mordiscos que vuelven

El Gladiador del Circuito ha vuelto a la arena. No se sabía nada de él desde que la cruel hierba de Wimbledon le enterró en el lado más oscuro del tenis: el de las lesiones eternas, el descenso en el ranking y la pérdida de confianza. Para su regreso ha elegido hacer las Américas, aquellas mismas tierras que le vieron crecer cuando era “un español corajudo que apuntaba maneras”. En estos casos el botín es lo de menos, aunque haber sido finalista en Chile y campeón en Brasil le tiene que servir a Nadal para fortalecer los andamios de su auto-reconstrucción. Tal vez se vuelva de Sao Paulo con aquellas viejas sensaciones: “esto apunta maneras”.

Pocas conclusiones se pueden sacar de dos torneos menores y ante rivales de escasa o mediana entidad. Su juego de piernas es lo que nos puede dar una pista de su estado actual; no en vano, son ellas las que siempre han definido su estilo a la hora de jugar y son ellas las que le han tenido castigado durante todos estos meses. Ahora –o, mejor dicho, “Por ahora”- sus movimientos son más lentos y más inseguros y esto arrastra todo su juego: llega más tarde a la pelota, su posición en la pista empeora y hasta la ejecución del saque se puede ver perjudicada. Es cierto que su nivel actual dista mucho del que ha demostrado en los últimos años; tan cierto como que llevaba 7 meses sin competir.

¿Y ahora, qué? Esa es la gran pregunta que nos hacemos todos. El calendario de 2013 de Nadal tiene que ser poco menos que un jeroglífico matemático, calculado hasta el último detalle cada partido, cada descanso y cada viaje. En pocas semanas empiezan los 2 Masters 1000 más importantes del año, Indian Wells y Cayo Vizcaíno, ambos sobre pista dura, para luego pasar a la temporada de tierra disputada en Europa. Si su plan de regreso es prudente y estacionado –que es como debería ser-, tal vez se olvide de ir a EE.UU. a jugar esos 2 Masters 1000 y siga recuperándose sin exponerse mucho para poder disputar los torneos europeos de arcilla con más garantías. Pero esto es un mera quiniela de la que dudo mucho que ni el propio Nadal conozca el resultado a día de hoy.

¿Y ahora, cómo? Esta es la otra gran pregunta que oculta el futuro de Rafa, no tan extendida como la anterior, pero cuya respuesta me resulta más reveladora. Más allá de dónde piensa jugar a corto plazo, lo realmente importante es saber cómo piensa jugar a medio-largo plazo. Son varios los sustos que a lo largo de su carrera le han dado sus rodillas, algunos más leves y otros de esos en los que uno se despierta mojado bajo las sábanas. Y todos responden a un mismo patrón: su estilo de juego. Cuando un jugador del nivel y el potencial de Nadal define el tenis como “un deporte de errores”, siempre va a haber margen para la mejora. Durante años ha castigado su físico alargando innecesariamente los puntos y los partidos con el objetivo de forzar los fallos de los rivales. Sus vitrinas lo han agradecido en forma de innumerables trofeos, pero su cuerpo reza por un cambio que aligere tanta presión y esfuerzo.

El Circuito echa de menos a Rafa porque el Circuito necesita tenistas como Rafa; es más, el deporte necesita deportistas como Rafa. Por eso, esto ya no es una cuestión de recuperarse, sino de cuidarse. Cuidarse jugando de otra forma, ya no digo ni mejor ni peor, pero sí menos agresiva con su cuerpo y más ofensiva con sus rivales. En definitiva, una solución en la que todos salgamos ganando: el físico de Nadal por estar menos castigado y los aficionados al tenis por poder disfrutar de él mucho tiempo.

Jon Marlo


Comenta la noticia con Facebook




© 2016 Copyright Ediciones Foro Digital S.L.  |   Aviso legal  |   Contactar